No cabe duda de la importancia de los símbolos en el desarrollo de la humanidad, porque representan quienes somos, de donde venimos, con que ideas comulgamos, ya sea una bandera, un crucifijo, la camiseta de un partido.

Mujer contemplando manzana

Eso me lleva a cuestionarme sobre el símbolo de la manzana y su relación con los nutriólogos, ¿Por qué nos representan?

La manzana ha estado presente desde el principio de la creación, lo que dio paso al pecado original; forma parte de las leyendas de Suiza en su lucha contra los Habsburgo que comienza cuando Guillermo Tell es obligado a dispararle a la una manzana colocada sobre la cabeza de su hijo; la observación de la caída de la manzana por Newton nos da a conocer la ley de la gravedad.

Y como olvidar la manzana de la discordia a la cual Eris le escribió una leyenda “Para la mujer más hermosa” ocasionando un conflicto entre las diosas Afrodita, Atenea y Hera.

Diosas: Era, Afrodita y Athenea

Lo que me lleva a recordar a “la Gran Manzana” ciudad en la que convergen diferentes culturas entre ellas la comunidad judía quienes celebran el “Rosh Hashaná” comiendo manzanas con miel con el propósito de que el próximo año este lleno de dulzura.

Y qué decir de Blanca Nieves, que gracias a una manzana envenenada recibe su primer beso de amor, y encuentra a su príncipe azul; contrario a lo sucedido con Alan Turing, cuya causa de muerte está representada en el símbolo de la marca Apple que cambio la tecnología.

Si el símbolo de la manzana nos representa, tal vez nuestra misión es más grande de lo que creemos…

La manzana ha cambiado la historia de los creyentes, dio inicio al establecimiento de una nación, se ha encontrado el amor y la muerte, ha despertado la envidia y el deseo de obtener sabiduría.

Por lo que me queda claro que tenemos una misión que puede beneficiar a la salud de la población.

Ya no tengo duda, las manzanas si nos representan.

Manzana metálica cristalina

es_ESSpanish